Carrito de compras

Tu carrito esta vacío

Seguir comprando

Alimentación Saludable Antioxidante Colágeno Piel Sana

Sol + Smog y Mala Alimentación = Piel Deteriorada. ¿Cómo Evitarlo?

La apariencia y el estado de la piel son fundamentales para el bienestar y la salud de nuestro cuerpo. Cuando la piel está sana protege al cuerpo de virus y bacterias, regula nuestra temperatura corporal y da un aspecto suave, hidratante e incluso un buen color. Existen factores externos los cuales influyen en las afectaciones más notables en la piel. Idealmente se deben buscar maneras de prevenir daños irreparables que afectan directamente la salud y el estado de ánimo de las personas. Un cuidado de la piel realizado con esmero ayuda a mantener una piel sana y un aspecto más joven. Los factores externos que más influyen en los problemas de la piel son los siguientes: Clima y medio ambiente Radiación UV Los radicales libres, son aquellas moléculas responsables del proceso de oxidación de la piel. La piel sana contiene antioxidantes que la protegen de aquellos radicales libres generados principalmente por los rayos UV; es importante aclarar que los mecanismos de protección de la piel se debilitan si la exposición de los rayos UV son persistentes. Años de exposición al sol sin protección dan como resultado un daño crónico inducido por los rayos UV y con ello el envejecimiento prematuro de la piel. Siempre es importante cuidar tu piel con productos que combatan los radicales libres, por ejemplo productos con Vitamina E. Temperatura Las temperaturas extremas ejercen un impacto notorio en la salud de la piel. El frío reduce la secreción de las glándulas sebáceas y causan que la piel se reseque, por otro lado el calor y la humedad producen sudor excesivo, dejando la piel húmeda y brillante, y en algunos casos, propensa al acné. Influencias químicas Productos agresivos En condiciones naturales la piel es ligeramente ácida, con un pH de 5. Los limpiadores agresivos sobrecargan la capacidad neutralizante de la piel y deterioran la función de la epidermis como barrera. El problema ocasionado es una piel reseca y vulnerable a infecciones, e incluso se pueden generar enfermedades tales como la dermatitis atópica. Lavado demasiado frecuente El baño o la ducha demasiado frecuente generan una pérdida de los factores hidratantes naturales de la piel ocasionando una piel reseca y áspera, siempre y cuando se dé un baño con agua muy caliente. Estilo de vida Las opciones de estilos de vida saludables pueden ayudar a retrasar el proceso de envejecimiento natural y prevenir problemas de la piel. Nutrición Una dieta balanceada le ayudará a mantener la piel sana. - Las frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras (pescado en lugar de carne) son buenos para la piel. - Una dieta rica en vitamina C y baja en grasas y carbohidratos puede fomentar una piel de aspecto más joven. - Acompaña tu alimentación con productos que aporten a tu cuerpo colágeno, de esta manera la piel se notara mas hidratada y lozana.  Manejo del estrés El estrés no controlado puede afectar la piel y desencadenar problemas que incluyen el acné. El estrés no controlado puede hacer que la piel sea más sensible y desencadenar problemas que incluyen el acné. Es necesario manejar correctamente el estrés, tomarse tiempo para actividades de ocio y técnicas de relajación. Ejercicio El ejercicio regular tiene un impacto positivo en la salud de la piel, así como en la condición física general. Sueño Un buen sueño nocturno confiere a todo el organismo la oportunidad de regenerarse, y de este modo contribuye a la renovación de la piel.  Dejar de fumar El humo del tabaco es una fuente importante de radicales libres que dañan la piel. Fumar hace que la piel adquiera un aspecto más añejo y contribuye a la formación  de arrugas.